Clínica Parra Vázquez

Guardar los dientes de leche por las células madre, ¿sí o no?

Merece la pena guardar los dientes de lecheMerece la pena guardar los dientes de leche

Últimamente nos llegan muchas preguntas de clientes de nuestra clínica dental en Guadix  interesados en saber si sirve de algo guardar los dientes de leche por sus células madre, o no. Este tema lleva años en el punto de mira de los científicos y médicos. Pero, ¿cuáles son los resultados de las últimas investigaciones sobre los dientes de leche y las células madre?

Los dientes de leche contienen células madre

Un estudio del Centro Nacional para la Biotecnología de Estados Unidos ha publicado un estudio recientemente en el que se confirma que los dientes de leche incorporan células madre. Aunque lo realmente interesante en este hallazgo, es confirmar que estas células madre han estado menos expuestas a daños medioambientales. Por lo que resultan más valiosas para ayudar a regenerar nuevas células en otras partes del cuerpo humano.

Sin embargo, no es la primera vez que se realiza un estudio de estas características. En 2011 algunas investigaciones ya adelantaban que los dientes podrían llegar a salvarnos la vida en algún momento.

¿Para qué sirven las células madre de los dientes?

La cavidad pulpar de los dientes de leche, o lo que es lo mismo, el corazón de estos primeros dientes temporales, contiene vasos sanguíneos, nervios y células madre plenipotenciarias. Esto quiere decir que pueden tomar la deriva necesaria para regenerar tejidos dañados. Ya que las células madre son las encargadas de dar origen a todos los tejidos y órganos del cuerpo como el corazón, hígado, cerebro y la piel.

Las células madre bien conservadas, como las que se encuentran en cordón umbilical de un recién nacido tienen tanto valor porque son eficaces en muchas terapias regenerativas contra diversas enfermedades como la diabetes, el cáncer o un infarto de miocardio. Además, pueden desarrollar y regenerar tejidos y hasta reparar el sistema inmunológico de una persona. Pero esto no acaba aquí, las células madre de los dientes de leche podrían ser útiles también para familiares del paciente, tratar lesiones hepáticas, regenerar córneas y ayudar en cirugías reconstructivas, entre otros cosas.

Estos son principalmente los motivos por la que muchos padres deciden conservar el cordón umbilical o los dientes de leche como una cura casi milagrosa a largo plazo.

A día de hoy las investigaciones apuntan a que las células madre harán posible algunas terapias muy eficaces. Aunque aún es pronto para tener total certeza en que funcionarán, los expertos consideran que guardar los dientes de leche de los hijos puede ser una apuesta de futuro.

¿Cómo deben guardarse los dientes de leche para utilizar sus células madre?

Aunque guardar los dientes de leche puede ser muy útil, lo cierto es que hoy en día también es una práctica muy cara.

Para que las células madre sean útiles en el futuro en algún tratamiento para los hijos, los dientes de leche deben guardarse en unas condiciones muy concretas. De ahí que nuevas empresas privadas hayan visto en esto una oportunidad de negocio: Bancos de dientes de leche que aseguran conservarlos en las condiciones óptimas.

¿Y cuáles son estas? Los dientes de leche deben criogenizarse para que pasados unos 20 o 40 años puedan descongelarse y usarse con fines terapéuticos.

El principal problema es que los bancos de dientes que se encargan de conservar las células madre de los dientes de leche cobran casi 2500€ por recoger, analizar la viabilidad de estas células y preservarlas durante 25 años.

Por tanto, si finalmente estas células madre fueran la solución para muchas enfermedades, se plantearía un gran dilema ético en la medicina. Ya que ésta no sería precisamente una terapia de acceso universal, sino muy limitada a aquellos que puedan pagar estos bancos de dientes.

Dado el precio de esta inversión, actualmente está más bien enfocada en casos con antecedentes familiares con enfermedades de gran carga genética. Aunque incluso en estos casos es conveniente informarse bien, o esperar a que las investigaciones avancen hasta descubrir si realmente las células madre de los dientes podrían utilizarse en un futuro como tratamiento.

Salir de la versión móvil